sábado, 26 de mayo de 2012

La escuela activa


La escuela nueva, también denominada activa, es una corriente pedagógica que se desarrolló a finales del siglo XIX, con el objetivo de suprimir el modelo de escuela tradicional que hoy en día permanece en vigor en el sistema educativo. Esta corriente intentaba cambiar la figura del maestro, visto hasta ese momento como una autoridad represiva. También se pretende paliar  la escasa interactividad entre maestro y alumnos, la exigencia a la hora de memorizar y el rigor con que se intenta cumplir un programa, magnificando el contenido de las materias.

El hombre, desde que nace, quiere saber, tiene la necesidad de conocer todo lo que se halla a su alrededor. La educación, ante todo, es un proceso vital a todos los niveles, tanto individual como social.
Implica un desarrollo que incluye el hecho de tener presentes las necesidades del niño e intentar satisfacerlas; consiste en la preparación de un ambiente activo en el que el neófito se desenvuelva, y así orientar su propio camino hacia la independencia y la autonomía; pues se ha de fomentar la instrucción del neófito como un ser humano libre, y capaz de pensar por sí mismo, de tener sus propias ideas, y de marcar y cumplir las metas que se proponga.

A nivel social, la educación es el aspecto más importante del futuro desarrollo de la humanidad, y eso, a su vez es una gran responsabilidad. Es la única vía posible para el desarrollo humano global y científico, ya que la ciencia es la única respuesta objetiva posible a cualquier paradigma. La educación consiste también en la cultura del razonamiento, lo cual está estrechamente relacionado con el pensamiento científico, pues la única forma de hallar respuestas a cualquier pregunta es mediante lo que denominamos “logos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada